jueves, 2 de octubre de 2008

¿Dónde desemboca el Guadalquivir?

Sí, sí, no es broma la pregunta. Si volvemos a nuestros inocentes años de colegio, nos decían que el Guadalquivir nacía en Jaén, pasaba por Córdoba y Sevilla y por último desembocaba en Cádiz, en Sanlúcar de Barrameda. O si se quiere entre Huelva y Cádiz. Hasta ahí estamos de acuerdo ¿no? Es decir, el río no pasa por ningún otro sitio de la geografía española (incluida las islas).

Pues bien, fijaros en la siguiente foto:


A primera vista, pues no sé, uno supondría que es la Catedral de Sevilla, pero mirad esta foto:



¿No hay un ligero parecido? ¿A que no sabeis de dónde es esta catedral? Si algún lector es de Palma de Mallorca ya se habrá dado cuenta, es de allí, de Palma de Mallorca y que yo sepa (si no que alguien me corrija) no está en Andalucía, ni pasa por allí el Guadalquivir.

No se puede ser tan burro, y así lo digo, tan burro. Además, la campaña de las narices ha costado 52 millones de euros, vaya unas 8.652.072.000 pesetas, es que con cifras tan grandes todavía me pierdo. Es una vergüenza que se gasten 8.652.072.000 pesetas de nuestro bolsillo, para encima hacer esta chapuza ¿para qué quieren tanto dinero? ¿Tanto cuesta hacer un simple folleto? ¿Se enterarán incluso en las antípodas que existe Andalucía? Vaya por ese dinero irá Chaves puerta por puerta repartiéndolo a todos los habitantes. Además, para más cachondeo, la junta se gasta 225.000 euros al día, que convertido a pesetas son 37.436.850 al día, en publicidad institucional. ¿Es necesario tanto autobombo? ¿No sería mejor bajar los impuestos?

Con cosas como ésta se demuestra que sí, se puede bajar el presupuesto del gobierno o de la autonomía o de cualquier nivel de la administración pública y por tanto bajar los impuestos, porque como nunca nos cansaremos de repetir, el dinero, donde mejor está es en el bolsillo del contribuyente.