sábado, 1 de noviembre de 2008

¿Fin de la democracia española?

Sólo quiero hacer unas cuantas reflexiones sobre el tema de la democracia en España:

Hace unos días el Instituto Juan de Mariana en el comentario diario publicaba unas líneas sobre la inmadurez de la democracia española. Ahora bien a la luz de lo que estamos viendo y viviendo en los últimos años no sólo es que esté inmadura, es que no existe.

Para empezar no hay separación de poderes; la justicia no es independiente porque la controlan los políticos y además, los jueces reinterpretan la ley como les da la gana, acercándose peligrosamente al poder legislativo.

Ahora, vamos al parlamento; se supone que es la representación de la soberanía nacional, es decir, cada diputado es nacional y no regional. Pero tenemos claros ejemplos como los del PNV o CiU que solo representan a sus trocitos de tierra, los del PSC que se enfrentan al PSO¿E? para defender los intereses de su Cataluña y como no el esperpéntico caso de UPN y su chulesco presidente Miguel Sanz.

Se supone que el gobierno está para gobernar y la oposición para oponerse, controlar al gobierno y ser una alternativa real. Pero el Sr Rajoy, Cospi, la señora casada pero no por la Iglesia, SS, y sus chicos no se oponen al aborto y la eutanasia porque no viene a cuento. No defienden el derecho a usar el castellano porque quita votos.

No se oponen al latrocinio para salvar a los millonarios por no molestar, ya se sabe, aquí estamos p'ayudar y apoyar al gobierno. No tienen bastante con su mayoría en el parlamento, que les prestamos nuestros diputados.

Ahí no queda todo, si uno no va a trabajar le cae la bronca del jefe un día, al segundo cambia su oficina por la del INEM. ¿Qué ocurre en el congreso? Pues nada, que si no hay que votar no se va, y aquí paz y después, gloria.

Bueno, he dicho votar, mejor digo pulsar el botón que te dicen, si no te equivocas. Porque otro síntoma más es que en el parlamento no se debate, las cosas se arreglan en el sofá, entre Z y R, eso sí, si a alguien se le ocurre votar en contra como los valientes murcianos, multa al canto.

Simplemente quería indicar algunas reflexiones y el resultado ha sido éste. ¿Se os ocurre algo más? ¿Seguís pensando que hay democracia en España? Se aceptan sugerencias.