domingo, 7 de febrero de 2010

Trabaja o... muere

Este es el principio que rigen las jubilaciones públicas, o trabajas para que podamos redistribuir tu dinero o te mueres y así no cuestas dinero al sistema. ¿Por qué digo esto? No porque sea un furibundo enemigo del estado (que también), si no porque el sistema que rige las pensiones es peor que uno piramidal.

Mucha gente cree erróneamente que cuando cotiza a la SS su dinero va a una hucha (mágica) en la que se va guardando su dinerito, esto como digo es un error, el dinero que se cotiza pasa de unas manos (el que lo gana) a otras manos (el pensionista). Por tanto, todos los que ahora mismo trabajan y parte de su salario va para cotizar, cuando se jubilen no tendrán nada. Hemos de suponer que en ese futuro habrá suficientes personas para pagarte la jubilación.

Algunos esto lo llama solidaridad intergeneracional y demás eufemismos, yo lo llamo robo, intergeneracional si se quiere, pero robo al fin y al cabo. Además, digo lo de muerte, por una sencilla razón, cuando se pusieron las jubilaciones casi nadie llegaba a ellas o si llegabas pues al poco te morías, ¿nadie recuerda a su abuelo diciendo que no quería jubilarse? Eso era porque ya sabía lo que le tocaba, caja de pino para el viejo.

Sin embargo, ahora hay un pequeño factor en contra y se llama pirámide de población, por el cual la base es pequeña y los pensionistas demasiados, soluciones hay muchas, una es la que practicaba el doctor Montes, pero esa era poco ética, además de que le pillaron de lleno. Otra es tener un sistema de capitalización, es decir, tu dinero lo guardas y lo vas invirtiendo, por lo cual después de tantos años ahorrando (e invirtiendo) tienes un buen patrimonio por el cual te jubilas cuando quieras y no cuando diga el señor estado y además, la jubilación te da para algo más que sobrevivir.

Si os parece un poco duro ponerlo 100% privado, hay modelos intermedios en los que parte es para ti y otra parte para la jubilación pública y demás, vaya, que los que ahora están jubilados o a punto pues no se van a quedar colgados. Para ejemplos está Chile, Suecia, Suiza, en Argentina había algo de jubilación privada hasta que el estado metió la mano, etc.

Enlaces relacionados:

2010, año del déficit de las pensiones, por José Barea

Publicado en: