domingo, 13 de junio de 2010

Y ahora Otaola

Esta mañana se confirmaban los rumores que decían que la buena de Otaola abandonaba la política, y no sólo eso, también abandona el País Vasco, debido a la presión del ambiente y otras circunstancias. Con ella, no sólo se va una alcaldesa con una valentía y un coraje sin límites, capaz de izar la bandera de España, es un pueblecito de poco más de 600 habitantes, infestado por los nacionalistas.

Se acaba toda una etapa del PP vasco, toda la etapa que supuso María San Gil, haciéndole frente al nacionalismo y a los etarras, a esos que sólo son valientes pegando el tiro en la nuca o poniendo bombas a distancia. No sólo les hacía frente con el llamado constitucionalismo, si no que María como Regina, supieron generar toda una serie de valores de libertad en torno al proyecto de España, que nos guste o no, es el proyecto que tenemos todos en común.

Ante esta contraposición al nacionalismo, el nuevo PP vasco con Basagoiti a la cabeza, se ha dejado llevar por el PP marianil (me niego a decirle nacional), que es la teoría de la compresa, ni se nota, ni molesta, ni nada... porque las cosas como son, los últimos resultados en las elecciones autonómicas fueron desastrosas, pero se pudieron maquillar gracias a que hicieron de llave para el gobierno en coalición con el PSE. Es más, han comprado la mercancía averiada del PNV y desde hace un tiempo no aparece la bandera de España en la página del partido, sólo la bandera vasca.

Este PP se sigue desangrando de ideas, valores y personas que conformaron una alternativa real en nuestra nación, ya no digo mejor ni peor, pero por lo menos, algo distinto al pensamiento único al que nos tiene acostumbrado el PSOE. Desde aquí este pequeño homenaje a Regina y a todos los que día a día, se juegan su libertad y su vida en tierras del norte, por defender la nuestra.