miércoles, 27 de octubre de 2010

¡Cuidado niños que viene el Estado!

Hay que reconocer que como mantiene Pablo Molina, Z y su (des)gobierno es el que más está haciendo por la causa liberal y no precisamente porque esté recortando el Estado, si no porque nos está mostrando las bondades del socialismo en todos los campos, es decir, pobreza y adoctrinamiento a imagen y semejanza del deformado pensamiento del líder. Amén.

Después de prohibir los juguetes en los menús infantiles y quitar los bollos en el colegio ahora el gobierno da un paso más y es que quiere prohibir los juegos sexistas. Niños ya sabéis, a partir de ahora sólo podréis jugar a lo que a la ministra balanceada quiera.

¿Pondrán las niñas jugar a la comba, el elástico o las palmitas? ¿Los niños al fútbol? ¿Habrá que hacer un equipo de niños y otro de niñas? Si por la ministra fuera seguramente los niños en vez de intercambiar cromos de futbolistas o series lo que cambiarán serían preservativos y PDD's.

¿Ahora sólo podrán jugar a las casitas donde el niño haga de pareja cocinitas? ¿O a los médicos donde las niñas hagan de doctoras cura-todo y los niños de enfermeros? En fin, no sigo dando ideas que seguro que a ellos se le ocurrirán mejores.

Sólo me queda una duda, ¿qué hará en los colegios separados por sexos? En el que yo estudié lo va a tener bastante complicado.

De nuevo hay que dar las gracias a Z por enseñarles a los niños qué es el Estado, una máquina de poder que te dice en todo momento qué, cómo y cuándo hacer lo que él quiere. Gracias, porque a partir de ahora el recreo se convertirá en el mundo de 1984 versión baberos y mocos.

¿Y qué ocurre cuando los escolares vuelven a la celda de adoctrinamiento, digo, al aula? Pues un chute de EpC para seguir fabricando buenos, fieles y obedientes votantes socialistas, listos para ser parasitados por los políticos, pero eso daría para otra entrada.