lunes, 18 de abril de 2011

¿A qué esperan los independentistas?

Primero he de decir que me siento y soy español, pero bien es cierto que no quiero que nadie que no se sienta así sufra el duro hecho de vivir en España. De modo que ayer el consejero Andreu Mas-Collel comentaba que la independencia de Cataluña es viable económicamente, como Portugal.

Dejando el tema de Portugal, que es tan acertado como decir que España es un gran transatlántico el aniversario del hundimiento del Titanic, animo a que estos independentistas-estatistas funden su "Catalunya Lliure", pero eso sí con su deuda, sus impuestos y sin meterme más la mano (en el bolsillo).

He dicho independentistas-estatistas, porque no creo que sean nacionalistas. La nación ha de ser un proyecto común aceptado libremente por un grupo de individuos, es más, para que se produzca la famosa autodeterminación, ha de ser entre sociedades libres. En este caso los catalanistas han usado la fuerza y violencia del Estado, concretamente autonómico para imponer la lengua catalana y las tradiciones catalanas ante una pasiva sociedad tanto de catalanes como de emigrantes del resto de España.

¿Sin este uso de la violencia hubiera sido posible el nivel de catalinismo? Pues seguramente no ya que la gran mayoría de catalanes sigue usando el español como primera lengua. Así que animo a los independentistas a separarse y cargar con su tinglado estatista, a ver cuánto les dura el invento y a qué precio.

Enlaces: