viernes, 8 de abril de 2011

Sostres y la libertad de expresión

Hoy como se ha producido un fenómenos bastante curioso y es que muchos se han dado en cuenta en twitter que Sostres es un provocador y le gusta esto de crear polémica. Primero os traigo el artículo pinchando aquí.

Bien, ahora analizaré un poco el asunto. Pedro J. Ramírez, directo de El mundo, introdujo la columan en la edición en papel, incluso publicó en su twitter que sería polémico. Por lo tanto o lo leyó o le dijeron de qué iba. Es más, Pedro J es alguien que sabe lo que es irse de un periódico para poder decir lo que uno quiere, con lo cual no es nuevo en esto. Ahora bien, él como director está en todo su derecho de publicarlo o no. Si yo escribiera en Libertad Digital e hiciera una columna alabando las maravillas de la intervención estatal pues es normal que me dijeran que no lo publicaban o si escribiera en Público y redactara tesis anarcocapitalistas.

Conociendo la popularidad de Sostres, seguro que hubiera encontrado otro medio para publicarlo. Como le ocurrió a Carlos Herrera cuando El País le pidió un artículo y luego no se lo publicó, que ya hay que ser idiota, pero bueno.

Siguiendo con los hechos, la mañana de hoy / ayer muchos tuiteros se cabrearon con Sostres y Pedro J. se bajó los pantalones, me ahorré chistes fáciles, quitando la columna de Sostres de la edición digital. Pedro J, eso se llama censura, si la has publicado, como director puedes hacer una cosa y es seguir adelante y apoyar a tu columnista. ¿Acaso te has echado atrás cuando publicaste el GAL? ¿Te has echado atrás cuando publicas del 11M? ¿Te has echado atrás cuando has publicado las actas de ETA con el gobierno de Z?

Pedro J, la libertad de expresión hay que defenderla siempre, te guste o no, estén de acuerdo unos cuantos o no, no voy a decir tus lectores, porque más de una vez he comprado El mundo, por tanto, soy lector y estoy de acuerdo en que se publique el artículo de marras.

La libertad de expresión, como tantas libertades, se han de defender cuando uno esté de acuerdo o no. Entiendo que a muchos no les guste la columna o columnas de Sostres, perfecto, nadie les obliga a leerlos, es más, nadie les obliga a comprar El mundo, por tanto, ¿por qué tanto en ir contra este hombre?