viernes, 27 de mayo de 2011

¿Es necesario este PSOE?

En mi anterior entrada me preguntaba si el PSOE aguantará esta debacle. La verdad es que Estamos viendo cómo el PSOE se está comportando como un partido soviético, hasta Chacón ha sido apartada, por mucho que se diga que ha sido decisió suya. Supongo que no habrán llegado a la amenaza violenta para ello, pero hay que fijarse en quién es el previsible rival y ahora único candidato a dirigir el partido.

Rubalcaba, lleva tras de sí una carrera cuanto menos peliaguda como portavoz del GAL, reventador oficial de la jornada de reflexión el 13 de marzo de 2004, y ahora superministro del interior con una maquinaria como SITEL capaz de controlar y grabar comunicaciones por doquier, ríanse ustedes de las escuchas del CESID a su Majestad.

Hay quien dice, es más, lo comentaban César Vidal y varios contertulios en su programa que era necesario un contrapeso al PP, en este caso el PSOE, ya que si no se podrían cometer excesos por su parte, pero ¿realmente es necesario este PSOE? Yo lo dudo mucho, ya que tenemos a un partido de los más radicales, que usa la ley para su conveniencia, y usa el Estado como su cortijo.

Es cierto, que no es bueno que el PP se quedara en solitario como único partido capaz de formar gobierno, pero ya hay un partido a la izquierda del PP como UPyD que ante un descalabro sin precedentes del PSOE, no sería descabellado que se alzara en diputados hasta convertirse en una gran fuerza política. El mercado en cualquier campo actúa a una gran velocidad, ¿por qué en el terreno de la política ha de ser distinto? En estas elecciones municipales han conseguido un gran puñado de concejales e incluso han entrado en alguna autonomía. ¿Qué hay que temer?

Es más, los tiempos políticos son bastante lentos, ya que salvo causa grave, las elecciones son cada cuatro años, ¿alguien piensa realmente que cuatro años para formar un partido son pocos? Y más si empiezas a tener financiación pública, que es la madre del cordero.

Yo no derramaría ni una sola lágrima si un partido tan radical como el PSOE se pasara varias legislatura en el desierto para refundarse o incluso desapareciese para dar paso a una izquierda más civilizada y que cumpliera con la ley.