viernes, 15 de julio de 2011

Unión europea, ¿qué modelo queremos?

El germen de la unión europea no era más que un acuerdo de libre comercio entre varios países para crear un mercado común sin barreras y aranceles. Hasta aquí todo bien, pero pasó el tiempo y ahora tenemos la querida Unión Europea con una moneda común y cada vez más legislación a nivel europeo.

No cabe duda que el modelo seguido es de una mayor integración o unión entre países y sobre todo en esta época de crisis los malos de la clase piden cosas como agencias de calificación europeas o bonos europeos para diluir sus responsabilidades entre los demás.

Incluso muchas personas con buenas intenciones piden unos Estados Unidos de Europa, como bien resumía José Luis Ruiz Bartolomé en su blog, "una moneda única sin política económica única no funciona" y es que hemos creído que Portugal, Grecia o España eran iguales a Alemania u Holanda y esto por desgracia no es así. De hecho su entrada se llamaba: La única solución: Más Europa. En ella hace un buen análisis y como posteriormente aclara, no es que esté de acuerdo con un leviatán europeo, pero es el modelo hacia el que tendemos.

Mi respuesta a esa entrada fue la siguiente:

Buenos días,

hay una frase que resume muy bien la entrada: “Una moneda única sin política económica única no funciona”.

Ahora bien, ¿estamos dispuestos a ir hacia unos USE? Sería disolver más los Estados-nación en favor de una mega-Estado de naciones y por tanto centralizar mucho poder en menos manos.

Actualmente nos parece una solución venida del cielo pero ¿os imagináis un Zapatero europeo? Creo que la solución tendría que ir más hacia la quiebra y reestructuración de países para que la próxima vez fueran más responsables.

No sé, si es viable o no, pero lo que nació como una zona de mercado único está dirigiéndose hacia un Estado único y eso significa eliminación de competencia en cuestiones fiscales y de regulación, ya sabemos cómo funcionamos en Europa.

Además, las instituciones europeas tienen un control bastante pequeño, elegimos al parlamento, pero ¿y el resto? ¿Quién ha elegido a Van Rumpuy?

Resumiendo, puede que a corto plazo veamos como una solución una mayor integración europea pero tenemos que tener en cuenta todas las implicaciones que esto tiene a largo plazo.
Y es que el asunto es aún peor, hoy mismo hablando con un amigo comentábamos la situación actual y la Unión Europea no tiene mecanismos para expulsar a ningún país o para que un país se vaya por voluntad propia, es decir, no tiene mecanismos ni para echar a Grecia ni para que Alemania pueda volver a su Marco y siga haciendo las cosas bien.

Además, como comentaba en la respuesta, ¿quién o quiénes controlan las instituciones europeas? Cada vez tienen más poder y son más burocráticas pero el parlamento hace de su capa un sayo y nombra a quien quiere después sin tener a los ciudadanos en cuenta.

También hay que tener en cuenta que la nación del mega-Estado europeo tendría por un lado pérdida de libertad individual, ya que es cierto que se perdería soberanía nacional, y por tanto nuestra propia soberanía individual. No tenemos bastante con los políticos nacionales, tendríamos que soportar a unos políticos europeos aún más alejados de los votantes pero no con menos control sobre ellos. Por si esto fuera poco, el voto con los pies tendería a ser bastante más complicado, ahora mismo se está produciendo cierta corriente de emigración a Alemania, pero ¿qué pasaría si en toda Europa tuviéramos la misma legislación y política? ¿A dónde emigramos? ¿A EEUU?

En resumen, hay que replantearse la construcción europea, ya que ésta cada vez más es únicamente un proyecto de unos políticos con mucho afán de mandar y vivir de ello. Habría que tener claro la libre circulación de personas, mercancías y capitales como principio básico de la Unión, pero sí que se debería de volver a una responsabilidad a nivel por lo menos nacional y que cada palo aguante su vela.

Enlaces: