jueves, 25 de agosto de 2011

Stallman: una de cal y otra de arena

Hace un par de semanas leí una entrevista a Richard Stallman, fundador del Proyecto GNU y de la Fundación del Software Libre. En dicha entrevista critica duramente las patentes en general y las de software en particular, defiendo las mismas como:

"... una patente –en cualquier campo– es un monopolio impuesto por el Estado a la práctica de alguna idea."

Stallman en una sola frase define a la perfección lo que es una patente y cuál es su problema, en un mercado real, libre, éstas no existieran ni tampoco su monopolio creado por el Estado. Sin embargo, en la misma entrevista no le importa mucho que Anonymous ataque la propiedad privada o incluso defiende la neutralidad en la red.

Sorprende que por un lado critique las patentes y posteriormente le dé igual el ataque a la propiedad por parte de un grupo privado o del Estado. No señor Stallman, la neutralidad de la red implica que sus propietarios dejen de serlo en favor del Estado. El tema de la neutralidad es muy delicado ya que Internet y sus medios físicos han gozado de un alto grado de libertad hasta que los grupos de presión de propiedad intelectual y de distintos distribuidores de contenidos audiovisuales han bramado por su control.

Ahora, con la coletilla de defender al usuario de los pérfidos proveedores empiezan a pedir control no sólo en la red si no sobre su infraestructura. Pues bien, espero que precisamente quien defiende el software libre como Stallman, defienda también un Internet libre en todos los sentidos y no controlado por los Estado.

Enlaces relacionados:

miércoles, 24 de agosto de 2011

Economía de los no economistas

Hoy traigo un libro de economía, lo cual es habitual en este blog pero que lo primero que nos viene a la cabeza es que no será un libro fácil, si además os digo que está escrito por un argentino, ya os podéis echar a temblar. Sin embargo, este libro no es un libro normal de economía y este argentino, tampoco lo es, pues todo lo que dice y escribe es fácilmente entendible.

Como algunos os habéis podido imaginar se trata de Carlos Rodríguez Braun y éste es uno de sus últimos libros. Si digo que no es un libro normal de economía es porque aquí no hablamos de costes, ni beneficios, ni dinero ni nada de esto. En este libro habla de cómo trata la economía John Ford, director de películas del oeste, o cómo lo trata Shakespeare en El mercader de Venecia o cómo lo tratan distintos periódicos.

Este libro muestra cómo no sólo los economistas tratan la economía, de cómo los economistas no sólo han de ser economistas y cómo la economía trata el intercambio no sólo de índole monetaria entre individuos, trata del cumplimiento de contratos y de la ley.

Así que os animo a leer este libro de 8 capítulos con cada uno de una temática dispar y como todos los artículos que se pueden leer casi a diario, tenemos más de 150 páginas de defensa de la libertad en muchos ámbitos de nuestra vida.

Datos del libro:

Economía de los no economistas. Carlos Rodríguez Braun. Ed. LID. 2011.

jueves, 11 de agosto de 2011

Dejación de funciones

Así es como podríamos definir lo que ocurrió en París hace unos años, lo que ha ocurrido en España y sigue ocurriendo y lo que desde hace un par de días se está produciendo en Reino Unido. No voy a entrar en analizar las causas de la violencia en los tres casos, ya que son distintas, pero sí que tienen en común que este brote de violencia y de ataque a la vida y la propiedad de otras personas no ha sido sofocado por el Estado.

Pero, ¿por qué digo esto? Pues bien, porque una definición escueta del Estado sería: "organización coercitiva que ejerce el monopolio de la fuerza en un área geográfica determinada y ostenta el poder sobre su habitantes" (Liberalismo. Una aproximación. Escrito por David Boaz).

Es decir, posee el monopolio del uso de la fuerza para mantener el orden y la ley. Pero en los casos anteriormente citados o ha dejado de ejercer su función de forma deliberada como en España o simplemente se ha visto desbordado por la situación.

Por tanto, desde un punto de vista liberal y minarquista habría que replantearse el actual Estado del bienestar, en el cual dicho Estado sufre una gran hipertrofia burocrática interviniendo en todos (o casi) los ámbitos de nuestra vida y friendo a los contribuyentes presentes y futuros a impuestos y regulaciones mientras que su función más básica no la cumple.

Para más inri, es muchos casos los ciudadanos no pueden defenderse ya que la posesión de armas está prácticamente prohibidas lo cual deja a estos totalmente indefensos ante los delincuentes que les atacan con total impunidad.

Enlaces relacionados:

Un gran fracaso del Estado, por Carmelo Jordá