lunes, 21 de mayo de 2012

UGT, la empresa y los despidos

UGT Madrid ha presentado un ERE, es decir, va a despedir a parte de su plantilla y el pobre de Cándido Méndez dice que "no hay alternativa", yo creo que si empeña alguno de sus pelucos tiene para pagar unas cuantas nóminas.

No habría nada que objetar a los EREs de UGT o del PSOE, donde sus trabajadores en la capital de España llevan unos mese sin cobrar si aplicaran sus criterios a las empresas. El problema es que mientras que un empresario tiene que reajustar su plantilla porque si no tiene que echar el cierre y poner en la calle a todos sus trabajadores lo hace con parte y así puede mantener al resto. Porque la mayoría del tejido empresarial español son PYMES, empresa pequeñas que las pasan canutas para mantenerse mes a mes.

Ojalá tuviéramos más multinacionales, más empresas grandes que pudieran capear mejor la crisis, pero gracias a las barreras del mercado laboral y no sólo laboral español, esto es complicado como denunciaba IKEA, empresa que no habría más grandes superficies porque tenían demasiados impedimentos legales para ello.

El problema es que como bien ha dicho Méndez UGT no es una empresa, si no una organización que lucra a sus dirigentes con los impuestos de todos. El problema es que al no ser una empresa no tiene que dar la cara ante nadie, no tiene que presentar cuentas no tiene que estar sujeto a la disciplina de mercado y a su sana competencia.

Es una desfachatez que mientras que sindicalistas no trabajan y cobran un pastizal por ser liberados y estar en distintos consejos de administración, otros tiene que trabajar duro para mantener esos trenes vida privilegiados cuando no estar recibiendo las migajas del paro y comiendo en comedores sociales, principalmente de Cáritas, es decir, de una organización privada de la Iglesia Católica, pero eso es otro cantar...

Enlaces relacionados: