lunes, 14 de octubre de 2013

Anarcocapitalismo vs anarcoestatismo

La aplicación de los principios liberales hasta las últimas consecuencias, sobre todo los de la escuela austriaca da lugar al anarcocapitalismo, cuyo máximo exponente es Murray Rothbard. En pocas palabras el anarcocapitalismo se podría definir como un sistema donde el Estado no existe, todos los bienes y servicios son generados de forma privada e intercambiados de la misma forma.

Ahora bien, quedándonos un paso antes, lo que se conoce como Estado mínimo o minarquismo, dicho Estado tiene las funciones de defensa, leyes y justicia. Por tanto, en un sistema anarcocapitalista la defensa se quedaría repartida tanto en individuos mediante la libertad de armas y la legítima defensa y empresas de seguridad privada, mientras que en un Estado mínimo ésta función la tiene el Estado.

Es más, un Estado se puede definir en palabras de Weber como el monopolio de la violencia legítima dentro de un territorio, aunque dentro de dicho territorio se permita la libertad de armas a civiles o empresas de seguridad privada, dicha función está muy limitada por el propio Estado.

Llegados a este punto, podríamos diferenciar entre un sistema de empresas de seguridad y otra en un sistema de Estados mínimos. Entonces, si al primero llamamos anarcocapitalismo, ¿no sería el segundo un anarcoestatismo?

¿Acaso hay un órgano central que ordena y mantiene los Estados en un estado de paz y armonía? Ahí tenemos los ejemplos de la ONU y demás sirven para poco, más bien para ocultar a tiranos y ladrones y de paso, vivir con grandes sueldos a costa de los contribuyentes a nivel mundial, un chollo, ¿no cree?

Además, cuando las empresas de un sector aumentan o disminuyen sus cuotas de mercado o se generan nuevas, se produce de forma pacífica, ¿se han producido guerras entre Microsoft y Google o Apple? No, ¿verdad? Pues solo hay que echar un vistazo atrás para comprobar qué ocurre cuando los Estados cambian de tamaño, aumentan, disminuyen o se segregan, sin embargo, a este anarcoestatismo no le tenemos ningún miedo.

Por último, y como he mencionado de pasada, mientras que las empresas pueden convivir en el mismo territorio, los Estados no lo hacen, de modo que a día de hoy puedes tener un móvil coreano, unos tenis americanos y una botella de agua española, además cada una de ellas fabricadas a saber dónde. Sin embargo los servicios estatales no puedes cambiarlos salvo que el que emigre seas tú.

Actualización 16 de octubre:

La entrada también ha sido publicada en Austroanarquistas.com

jueves, 10 de octubre de 2013

Banderas y otras telas

Hace unas semanas en LiberalSpain discutían sobre la legitimidad de quemar banderas y el pasado sábado Juan Pina, publicaba el siguiente tuit:
El cual dio lugar a un pequeño debate entre el propio Juan Pina, Luis Serrano y yo mismo. y que quien esté interesado puede verlo yendo al propio tuit.

Este tema es complejo por todo lo que implica, así que voy a desgranarlo poco a poco.

1.- Físicamente una bandera es cierto que no es más que un trozo de tela con unos dibujos y colores concretos. Igual que un libro no es más que láminas de celulosa con manchas de tinta.

2.- Sin embargo, una bandera igual que un libro tienen un valor por la interpretación que se les da, es decir, una persona que vea un ejemplar de El Quijote, sabe que no es mero papel, una persona que vea una bandera con tres bandas horizontales, rojigualdas sabe que no es un mero trozo de tela. Pero, si yo veo un libro en chino mandarín o una bandera que no conozco para mí no significa absolutamente nada.

3.- Desde el surgimiento del Estado-Nación modernos las banderas se las han apropiado los Estados, eso es cierto, ahora bien, de la misma manera los Estados se han apropiado de todas las instituciones que han podido como el dinero, el derecho, el lenguaje, etc y eso no las deslegitima, más bien, lo que hay que hacer es desestatalizarlas. Con lo cual las banderas nacionales tienen legitimidad en tanto en cuanto son voluntariamente aceptadas por los individuos de la propia nación.

Una vez dejado claro estos puntos, ¿qué ocurre con la quema de banderas? Pues, bien a partir la teoría de la propiedad y el principio de no agresión podemos inferir que si tú compras un bandera y la quemas es tu propiedad y no hay ningún problema, lo cual es cierto. Solo habría que tener cuidado de que al quemar la bandera no quemases algo que no fuera tuyo.

Ahora bien, sinceramente aunque si yo veo a alguien quemando una bandera de España y me siento ofendido es algo totalmente subjetivo, pero es curioso comprobar que la persona que intenta mostrar su rechazo a una nación que no existe como ocurre en el caso de los nacionalistas catalanes, lo que hacen es quemar dicha bandera. ¿No están de este modo dando carta de naturaleza? Según el refrán no hay mayor desprecio que no hacer aprecio, de modo que quemar o destruir símbolos de una nación no es más que asumir que dichos símbolos tienen significado.

Resumiendo, las banderas o símbolos libremente aceptados son legítimos y ante todo hay que tener respeto mutuo ante los distintos símbolos de las naciones, ya que son proyectos voluntarios entre individuos que no tienen que entrar en conflicto, los que crean y generan esos conflictos son los Estados que a día de hoy usurpan dichas naciones.

sábado, 3 de agosto de 2013

¿Qué es el mercado?

Después de 3 meses sin publicar una entrada, vuelvo a publicar unas pequeñas reflexiones sobre qué es el mercado, tan denostado y desconocido a la vez, espero que disfrutéis con el comentario.

El mercado desde la perspectiva austriaca se podría definir como el proceso infinito de intercambios libres y voluntarios entre dos o más partes. Bien, esto queda muy bonito en un libro de texto de Huerta de Soto o de algún profesor liberal, pero si estás tomándote unas cervezas como mínimo te mirarán raro y dirán eso de "ya está el friki".

Pues bien, lo primero que habría que hacer para empezar a explicar qué es el mercado, es pensar  qué ocurriría si no existiera éste. Es decir, si no existieran los intercambios voluntarios. Sólo quedarían dos alternativas. 1) La autarquía más absoluta, 2) La planificación y totalitarismo más cruel. Es decir, o no habría intercambios o estos serían forzados y planificados.

El primer argumento sería precisamente la gran crítica que muchos realizan al liberalismo, es decir, el hecho de considerar que los individuos son individuos para todo. Pero todos sabemos que no es así. Desde que nacemos, lo hacemos en una familia, normalmente padres, hermanos, abuelos, tíos, primos... ¿en serio que los individuos podemos vivir sin relacionarnos y cooperar?

El segundo argumento, es aplicar hasta sus últimas consecuencias el comunismo, lo cual leva a no aplicar tampoco la propiedad privada, pero esto daría para otro tema.

Sin embargo, en nuestras sociedades podemos encontrar ejemplos donde hay tipos de intercambios voluntarios que están prohibidos como drogas o prostitución. Otras donde estos intercambios están restringidos como alcohol o contratos laborales y, en tercer caso, intercambios forzados como los impuestos o el servicio militar obligatorio.

Por último, hay que recordar que la unidad básica del mercado es el individuo, es decir, nosotros. Como muy bien titula Daniel Lacalle su último libro, Nosotros, los mercados, es el resumen perfecto de lo que es el mercado, nosotros.

Actualización 05-08-2013

Desde Twiiter me han dado esta respuesta a la pregunta y dado que me parece interesante aquí la tenéis.

martes, 23 de abril de 2013

Desenreda el camino del estado

Nueva entrada publicada el domingo 21 de abril en LiberalSpain:

Hace unos días, aparecía en esta web el artículo La divulgación del liberalismo, donde marcaba unos puntos bastantes interesantes y siguiendo con el tema de divulgación del liberalismo, hay varios temas que sería conveniente tener en cuenta.

1) El principal y mencionado es presentar soluciones o al menos la manera de desandar el camino del Estado. Hay que devolver el poder a la sociedad y la libertad a todos los individuos. Preguntas como, si el Estado no construye carreteras, da educación, sanidad, pensiones… ¿quién lo hará? Es cierto que el mercado, pero dicho así es peor que no decir nada, así que hay que buscar ejemplos donde se haga como el cheque escolar y sanitario en Suecia, considerado el paraíso del intervencionismo y la socialdemocracia.
Continuad leyendo

viernes, 22 de marzo de 2013

El gobierno contra Google maps

Nueva entrada en LiberalSpain:

Nuestro querido gobierno, quiere ponerle puertas a Google maps apelando a la seguridad nacional, como no. La principal preocupación del gobierno es que edificios tan delicados como una central nuclear no sean objetivos de grupos terroristas, pero ¿de verdad que unos terroristas utilizan Google maps para sus ataques?

domingo, 17 de marzo de 2013

Primero, Cristo


No suelo escribir de religión en el blog, pero la noticia de un nuevo Papa, Francisco, no pasa indiferente a nadie. Lo que quería destacar del nuevo Pontífice es su primera homilía, con una duración de 7 minutos, de la cual deberían tomar notas todos los sacerdotes. Aunque esto es algo anecdótico, lo realmente importante es su mensaje.

La homilía se podía resumir en dos palabras: primero, Cristo. También muchos medios han resaltado la frase: "si no profesamos a Jesucristo, la cosa no funciona. Nos convertiríamos en una ONG de piedad". Pues bien, esto choca frontalmente con la teología de la liberación, donde la Iglesia quedaba como una mera ONG de personas buenas, con intenciones igualmente bondadosas y poco más.

Además, este mensaje ha calado primero en la izquierda, en todo aquel que ataca la Iglesia como institución religiosa y en gran parte de la sociedad. Es cierto que la Iglesia a través de Cáritas y de muchas congregaciones religiosas tiene comedores sociales, hospitales, escuelas y lleva a cabo obras en favor de los pobres. Pero no se puede olvidar que si no es por Cristo, no tienen sentido esta ayuda..

Es decir, lo primero que define a la Iglesia es Cristo, seguirle a Él y a su mensaje. Su dimensión religiosa es lo que confiere a esta institución todo su peso moral. A partir de ahí, se derivan todas las demás obras humanas. Por tanto, los templos, ornamentación, las celebraciones diaria,s no solo de la misa si no de los todos los sacramentos, incluso la religiosidad popular expresada en forma de procesiones de imágenes y todo lo que las cofradías conlleva no son una mera ostentación de lujo y riqueza material, si no que tiene sentido religioso.

De modo que, y terminando, la Iglesia católica se fundamenta en Dios y su Hijo Jesucristo. Después y por amor a Él se derivan muchas acciones en ayuda a los más desfavorecidos, pero sin perder el norte de nuestra acción y sin caer en el buenismo / buen rollismo que es lo que vende en la sociedad actual.

Enlaces relacionados:

viernes, 8 de marzo de 2013

Dinero: intercambio 2.0

A muchos anticapitalistas y antilibertades de todo pelaje, no solo de izquierdas, se morirían de gusto si se produjera una involución y volviéramos al trueque, es decir, al intercambio de mercancías sin dinero (o sin ningún bien que haga de dinero). Además, ponen como ejemplo a  Heidemarie Schwermer, una alemana que lleva años sin usar el dinero. Sin usarlo ella no los que viven a su alrededor.

Primero, el ejemplo de esta mujer, no es un mundo sin dinero. Ella, realmente no utiliza el dinero, es decir, recurre al trueque. Ahora bien, lo único que hace es diferir el intercambio monetario un paso, el suyo. Todas las personas con las que ella aplica el trueque utilizan dinero, con lo cual, ¿vive realmente sin dinero? Más bien no, es un mito y nada más.

Después de esto, imaginad que el dinero desapareciera y volviéramos al trueque. ¿Ahora qué? ¿Cómo nos pagarían en el trabajo? ¿Cómo echamos gasolina? ¿Cómo nos compramos ese nuevo móvil? ¿Cómo pagamos la luz, el agua, el gas, el teléfono...? ¿Y la hipoteca? Es decir, la gran ventaja del dinero, como medio de intercambio, es que nos permite diferirlos espacio-temporalmente. La abolición del dinero implicaría extrema complicación en nuestra vida diaria, ya que tendríamos que buscar qué, dónde y cuándo intercambiar con quien.

Lo bueno del dinero, es que podemos realizar intercambios en cualquier momento y en cualquier lugar, porque el dinero, es un bien que cumple esas dos características, es deseados por todos independientemente del lugar donde te encuentres y el momento. Sin embargo si no existiera, ¿qué haríamos? Si yo trabajo programando y lo que quiero a cambio es comida, gasolina, salir a cenar alguna vez al mes, etc. ¿Cómo lo haríamos? Sería simplemente imposible.

Suponiendo que volviéramos al trueque, seguramente comenzaría el proceso evolutivo de encontrar bienes que nos permitieran intercambios intermedios, es decir, un bien que yo puedo utilizar para intercambiar pero que realmente no es lo que quiero, pero sí me permite intercambiar lo que sí quiero realmente. A lo largo de la historia se ha dado con sal, ganado, semillas, conchas, metales, plata, oro... Pues bien, esos bienes son dinero, porque el dinero se define por su función.

Pues bien, y terminando, hay que dejar hacer demagogia con el dinero, porque es una gran institución surgida a través de un proceso de prueba y error a lo largo de la historia. En todo caso, lo que habrá que reclamar es que el dinero vuelva a la sociedad, y dejemos de utilizar papelitos de colores por la fuerza. Todo lo demás son brindis al sol y empobrecimiento a marchas forzadas.

Enlaces relacionados:

sábado, 26 de enero de 2013

Revolución violenta, libertad muerta

Esta es la segunda entrada que me publican en liberal Spain, en este caso el tema va de revoluciones violentas y libertad que inicialmente es defendida muere entre la sangre de los que caen en dichas revoluciones, espero que lo disfrutéis:

Cuando nos hablan de revolución, siempre pensamos, en éstas como procesos violentos, de desorden y caos. No siempre ha de ser así, también ha existido alguna pacífica pero por desgracia las que menos.
El problema de las revoluciones violentas es que el fin no justifica los medios y aunque muchas hayan estado más que justificadas, el uso de la violencia para cambiar de forma radical, abrupta y sin un proceso de maduración por parte de toda o la gran mayoría de la sociedad lo que implica es son estado extremos tanto en la situación previa a la revolución o en una nueva situación peor a la que ya estaba.

sábado, 5 de enero de 2013

De proletarios a mantenidos

El viernes, me publicaron la primera entrada en un nuevo blog llamado Liberal Spain y que apoya la causa de la libertad y que publica un artículo diario, os dejo aquí el primer párrafo y si os gusta, lo tenéis entero en el enlace:

El otro día estaba viendo la película de Intocable, la cual recomiendo. Al principio aparece un inmigrante parado que necesitaba presentarse a entrevistas de trabajo para mantener el subsidio, sin más pretensión que mantener dicha ayuda. Sin embargo, una persona dispuesta a contratarla le preguntó si no estaba cansado de ser un mantenido, si no pensaba trabajar y si no le daba vergüenza.El otro día estaba viendo la película de Intocable, la cual recomiendo. Al principio aparece un inmigrante parado que necesitaba presentarse a entrevistas de trabajo para mantener el subsidio, sin más pretensión que mantener dicha ayuda. Sin embargo, una persona dispuesta a contratarla le preguntó si no estaba cansado de ser un mantenido, si no pensaba trabajar y si no le daba vergüenza.