jueves, 4 de septiembre de 2014

Un Rallo ha partido a la izquierda

Supongo que todos conocéis a Juan Ramón Rallo, pero para el que no lo conozca, es el presidente del Instituto Juan de Mariana además de profesor en el OMMA y un par de universidades más y también colaborador en varios medios como esRadio, Libertad Digital, El Economista y Vozpopuli. Resumiendo, un liberal con todas las letras.

Pues bien, Rallo desde ayer, tiene un espacio en el programa de La mañana de TVE, por supuesto, de economía. Esto ha encendido todas las alarmas e iras de la hegemonía que existe en la televisión pública independientemente de quién gobierne. Es más, me atrevería a decir que la hegemonía está en casi todos los medios de titularidad pública ya sea radio o televisión principalmente.

La cuestión de sus críticas no es tanto que haya dicho que hay que privatizar todas las televisiones públicas, ni siquiera entran en las cuestiones de la coherencia de que un liberal esté en un ente público. Lo que realmente les fastidia es que TVE, la televisión pública que se les llena la boca de decir que "es de todos" es mentira. TVE es su corral como cada empresa pública donde mandan cual mafia los sindicatos.

La verdad es que me alegro de que Rallo esté 15 minutos a la semana en TVE como bien me parece que Huerta de Soto en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) se dedique a enseñar a hornadas de liberales que se enfrentan intelectualmente a todos estos estatistas.

Para más inri el propio Insituto Juan de Mariana ha invitado públicamente a UGT para que debata en su sede, privada, por otra parte, sobre la necesidad de una televisión pública financiada con los impuestos de todos, me malicio que darán la callada por respuesta.


lunes, 14 de julio de 2014

V de Vendetta

Hace mucho que no os recomiendo libros, aunque no dudéis de que sigo leyéndolos.

Sin embargo, ahora que llega el verano os traigo una obra cuanto menos peculiar para lo que he recomendado anteriormente en este blog, en este caso es V de Vendetta.

Gracias a la película descubrí el cómic y éste se reeditó en un libro gracias a la primera.

Supongo que muchos habréis visto la película así que sabréis que la historia transcurre en una Inglaterra fascista donde todo está controlado por el Estado. Al grito de Inglaterra prevalece los miembros del partido camuflan (o lo intentan) que todo lo hacen por la nación y no por el Estado y su poder.

Ante el partido-Estado y sus tentáculos, es decir,  Ojo, Oído, Boca, Nariz y Mano, Vendetta se presenta como el destructor de este orden planificado e impuesto, claro está. De hecho, este es su gran papel ante la situación de esa Inglaterra distópica, destruir, sin más. Ahora bien después de esta fase de destrucción, de caos, de lo que por desgracia se entiende por anarquía, queda por delante lo que el propio Vendetta llama orden voluntario, que es la verdadera anarquía, y hasta aquí puedo contar.

Otro punto que a mi parecer es destacable, es el monólogo que tiene el protagonista frente a la estatua de la justicia, de una justicia sin la venda en los ojos una justicia que no es justicia y cómo solo en libertad la justicia puede realmente ser eso, justa.

Si podéis haceros con algún ejemplar de este fantástico cómic espero que lo disfrutéis tanto como yo.

sábado, 10 de mayo de 2014

"Un estupendo gestor de los negocios privados"

En un país donde la clase política aspirase a ser una élite en algún sentido, ya sea empresarial, intelectual, etc. Esta frase sería un buen reclamo para la campaña electoral como en la qu estamos inmersos. Sin embargo, Spain is different, la portavoz del PSOE en el congreso, además de invertarse ministerios, utiliza esta frase para insultar al candidato del PP.

Vamos a ver, ¿está Soraya Rodríguez a sueldo de Cañete para que le haga la campaña o realmente en España esto es realmente una mancha en el curriculum vitae del exministro? Si es lo primero, lo entendería perfectamente, si es lo segundo, supongo que ella no tendrá ninguna experiencia gestionando negocios privados, ni siquiera su casa.

Por desgracia, esto es algo demasiado habitual, sobre todo en altos puestos, donde encontramos a muchos candidatos que no es que no hayan gestionado un presupuesto, si no, que no han tenido una triste nómina fuera de la política.

Ya sé que es algo muy manido, pero es cierto que el filtro interno no funciona, es decir, el dedazo del jefe, ya que cómo no, elegirá al más sumiso y no sé si unas primarias lo mitigaría, pero bueno, al menos se podría probar.

También es cierto, que no confío en demasía en que forme parte de la legislación actual algo así como que todo político ha de tener x años de experiencia en la empresa privada, puesto que seguro que hecha la ley, hecha la trampa como se suele decir.

Por tanto, lo único que nos queda es que los votantes intenten elegir a personas realmente válidas o los miembros de los partidos hagan presión interna para que la selección política mejore, aunque esto sea realmente complicado, lo digo por experiencia.

PD: consejo para el PSOE, que Soraya Rodríguez deje de hacer campaña si no quieren que aumente el número de votos al PP.

miércoles, 9 de abril de 2014

Liberales de todos los partidos

Con las próximas elecciones europeas y, sobre todo, con el nacimiento de VOX, se ha reabierto el ya famoso, antiguo y manido debate de a qué partido ha de votar un liberal.

Primero, hay que tener claro que el voto es personal e intransferible, ningún partido por muy representativo de una ideología que sea es dueño del voto de ningún ciudadano, tampoco significa que tiene asegurado un número de votos de un colectivo como suele pensar el PP con los católicos o conservadores o simplemente personas que no votan a partidos de izquierda. Lo mismo podríamos decir del PSOE o de los nacionalistas según la región.

Segundo, todo partido o casi todo partido tiene algo de liberal en su programa. Me explico, todos venden libertad, incluso los comunistas, la libertad es una palabra que vende y mucho, pero lo que realmente hay que hacer es analizar qué hay en sus programas o ideologías. En este sentido, los partidos suelen defender más intervención del Estado en ciertas parcelas y menos en otros, con lo cual todos tienen cierto grado de liberalismo, en este sentido.

Tercero, la ideología liberal, o más bien, la familia que es el liberalismo no tiene una postura sobre el voto. ¿Es liberal votar a un partido? ¿Votar en blanco? ¿Votar nulo? Básicamente es liberal votar libremente lo que uno desee, en conciencia, nada más. el resto es pura retórica.

Cuarto, el tema de la libertad como muchos otros a la hora de votar es cuestión de grados y ámbitos, con lo cual hay personas que siendo (y considerándose) liberales pueden votar a partidos que no lo sean tanto en su conjunto esperando que en algunas parcelas sí que aumente ésta.

Quinto, no hay que olvidar que hablamos de política que todo aumento de libertad es bienvenida. Está claro que es mejor más libertad que menos y que es más coherente o al menos desde el punto de vista liberal, preferible, votar a un partido cuyo programa liberal que a uno que no, pero no hemos de volvernos locos ni repartir carnés de liberales o excluir al que no vote a un partido concreto, eso, precisamente no es liberal.

Precisamente una de las características de una sociedad abierta y libre es la gran variedad de visiones y opciones respetando al resto.