lunes, 14 de julio de 2014

V de Vendetta

Hace mucho que no os recomiendo libros, aunque no dudéis de que sigo leyéndolos.

Sin embargo, ahora que llega el verano os traigo una obra cuanto menos peculiar para lo que he recomendado anteriormente en este blog, en este caso es V de Vendetta.

Gracias a la película descubrí el cómic y éste se reeditó en un libro gracias a la primera.

Supongo que muchos habréis visto la película así que sabréis que la historia transcurre en una Inglaterra fascista donde todo está controlado por el Estado. Al grito de Inglaterra prevalece los miembros del partido camuflan (o lo intentan) que todo lo hacen por la nación y no por el Estado y su poder.

Ante el partido-Estado y sus tentáculos, es decir,  Ojo, Oído, Boca, Nariz y Mano, Vendetta se presenta como el destructor de este orden planificado e impuesto, claro está. De hecho, este es su gran papel ante la situación de esa Inglaterra distópica, destruir, sin más. Ahora bien después de esta fase de destrucción, de caos, de lo que por desgracia se entiende por anarquía, queda por delante lo que el propio Vendetta llama orden voluntario, que es la verdadera anarquía, y hasta aquí puedo contar.

Otro punto que a mi parecer es destacable, es el monólogo que tiene el protagonista frente a la estatua de la justicia, de una justicia sin la venda en los ojos una justicia que no es justicia y cómo solo en libertad la justicia puede realmente ser eso, justa.

Si podéis haceros con algún ejemplar de este fantástico cómic espero que lo disfrutéis tanto como yo.